Ganadería 

Feedlot ecológico

El INTA Concepción del Uruguay desarrolló hace unos años el concepto de “feedlot ecológico” que fue presentado con resultados actualizados en la última Jornada a Campo que realizó el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina en el Colegio Salesiano de Venado Tuerto.

“Proponemos un modelo de producción intensiva con mejores condiciones para los animales, asignándoles más superficie y la alimentación por autoconsumo”, resumió la ingeniera agrónoma María Eugenia Munilla, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria con sede en ese partido de Entre Ríos.

Se parte de considerar que “las condiciones que se le dan a los animales en el feedlot tradicional pueden afectar la producción y la calidad del producto final”, debido a que “frecuentemente viven en el barro, con acumulación de orina y bosta, no están confortables y sufren estrés”.

El planteo se basa en asignar 100 a 200 m2 por cabeza y rotar los animales en parcelas para reducir la formación de barro y acumulación de deyecciones.

Ello colabora además en menos olores desagradables y en una menor contaminación de la capa freática.

A su vez, la rotación de los animales permite mantener una cobertura de “césped”. En tanto que el comedero y el bebedero deben ubicarse en extremos opuestos del lote para que los animales deban desplazarse.

La oferta de alimento en comederos de autoconsumo “implica una menor carga operativa y disminuye notablemente los disturbios digestivos porque los animales eligen el momento en que van a consumir y no tienen competencia entre ellos”, explicó Munilla.

Los comederos además “facilitan la operatoria” porque los animales disponen siempre de alimento, lo que disminuye la competencia entre ellos. En tanto se aconseja incorporar sal gruesa en las mezclas para frenar la voracidad y controlar la velocidad del consumo permitiendo así que sea gradual durante el día.

Resultados productivos

La experiencia se probó incluso en el engorde con razas lecheras (Holando) y se lograron niveles de producción similares a los biotipos carniceros. “El sistema es apto para distintos pesos de terminación, desde novillitos livianos de 330-340 kilos, a experiencias en el norte del país con una terminación en 470-480 kilos sin problemas”, aseguró la ingeniera agrónoma.

Según el trabajo que presentó durante la Jornada a Campo del IPCVA, en la etapa de terminación el aumento diario de peso vivo es del orden de 1 a 1,3 kg por animal por día, y la conversión es de 6 a 7 kg de alimento por kilo de peso vivo en categorías de consumo liviano.

En el feedlot ecológico “los animales se estresan menos”, de acuerdo a las mediciones que hicieron en el Inta de Concepción con el cálculo de los niveles de cortisol en sangre: se verificó que tenían menos de 1,5 miligramos por decilitro, o sea “dentro de los valores basales”.

En las conclusiones, Munilla destacó que “los animales con mayor asignación de superficie y oferta de alimento en autoconsumo presentan mayor crecimiento del área de ojo de bife”. También que “la variación en la relación grasa-músculo resulta en mayor rendimiento de res”.

Esa relación se asocia con el comportamiento que manifiestan a campo: las condiciones de confort permiten aumentar la frecuencia de descanso y caminata, lo que también mejora el rendimiento carnicero.

“Resulta sumamente alentador el hecho de combinar bienestar animal con eficiencia y provocar mejoras integrales en la calidad de los procesos productivos”, concluyó la ingeniera agrónoma.

Entradas relacionadas