Agricultura 

Cuánto cuesta sembrar una hectárea de trigo

Los costos de producción crecen un 59% en promedio en la nueva campaña agrícola; los números que presentaron asesores en A Todo Trigo 2022

«Sigue habiendo oportunidades con los agronegocios en Argentina», destacó el ing agr Teo Zorraquin, de la consultora Zorraquín+Meneses, durante un panel de A Todo Trigo 2022.

Teo mostró los números que estiman para la nueva campaña agrícola en campo alquilado: «El precio alto de los granos se combina con la suba de los insumos y se suman posibles faltantes (gasoil, repuestos e insumos)». En promedio, el precio de los granos aumentó un 24% de un año a otro y los insumos aumentaron hasta 59%.

Para la estimación de márgenes de los planteos tomó los siguientes precios:

  • Maíz US$ 230
  • Soja US$ 380
  • Trigo US$ 330
  • Girasol US$ 500

«La buena noticia es que hay negocio en todas las zonas», ratificó. Aunque aclaró que si bajan 8% los precios y los rindes la renta pasaría a ser cero. Si, por el contrario, suben, la renta puede llegar al 30%. También aclaró que cada empresa debe hacer sus números.

Según Teo, cuando hace un año se gastaban US$ 700/800 para sembrar y se ganaban (25% de renta) US$ 1000, ahora hacen falta US$ 1100 para sembrar. Pero no todo es pagar en efectivo: «Hay crédito comercial que en algunos casos está atractivo, aunque es a corto plazo».

A continuación, la estimación de renta para el planteo agrícola de la campaña 2022/23:

El costo de siembra medido en kilos se encuentra más competitivo en glifosato y gasoil, mientras que se necesitan más toneladas para cubrir costos del FDA y la urea.

Con los números actuales Teo Zorraquin estimó los rindes de indiferencia y los precios que harían falta para cubrir los costos. «Estamos evaluando los planes, todos son barbechos abiertos, por ahí hacemos más soja y girasol que maíz. Trigo se va a hacer siempre que haya humedad, y en algunos habrá pases a cebada».

«Son precios exigentes, históricamente altos. Cada uno deberá hacer las cuentas», resume sobre los valores de indiferencia que permitirían cubrir costos. «El entorno está complicado, pero jugamos. Van a pasar misiles políticos, pero vamos a tratar de jugar».

«Es increíble como todavía la mayoría de los años se puede tener buenos negocios. Si decido seguir, no debo gastar energía en ponerlo en duda. Hay que poner la energía en cómo seguir», ratificó el asesor al repasar las decisiones empresarias en un entorno complejo.

Visión para la región de Pampa Arenosa

A su turno, Gustavo Duarte (AACREA – Asesor privado) compartió una mirada integral sobre el trigo para la región de Pampa Arenosa (Zona 6 y 9 del mapa triguero).

«Los fertilizantes están en precios máximos, pero las relaciones insumo producto podrían ser peores. No hay que descartar al cultivo, hay que hacer números», comentó.

Al repasar el margen bruto 21 vs 22 mostró cómo la estructura de costos aumentó, sobre todo en fertilizantes (más del 100%).

El costo total para la región bajo análisis pasó de US$ 447 en 2021 a US$ 782 en la campaña 2022/23. «Significa que hay que reinvertir ganancias o financiar más el planteo, aunque el retorno por hectárea se mantiene o crece». Según una encuesta de Duarte, unas 23 empresas de la zona planean sembrar menos. En total, proyecta un 13% de caída de siembra en la región.

El asesor señala que cambiar de cultivo no significa dejar de hacer cultivos de inverno: «Habrá más cebada forrajera y una tendencia de mayor área de girasol y soja».

Según Duarte, la primera recomendación es que hay que tener cobertura de precio, lo más flexible posible, y trabajar en la agronomía de sintonía fina. A eso sumar contratos poco rígidos. «Hay una oportunidad y desafío de optimizar las variables agronómicas», remarca el especialista de CREA, quien apunta entre otras cosas a hacer una buena caracterización del ambiente.

«Hay razones para seguir apostando al trigo en la región, pero hay que tener en cuenta algunas consideraciones. Se necesitan empresarios que mesuren riesgos con sus propios datos para dar certeza a las decisiones. Hay que tener políticas agrícolas que no limiten el potencial expansivo del trigo», destaca.

A todo lo anterior suma una agronomía compleja que optimice los factores productivos más relevantes para reducir brechas productivas. «El trigo seguirá siendo una gran oportunidad en la región de la Pampa Arenosa», concluye. 

Trigo: el costo de la campaña 2022/23

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires también destacó durante el lanzamiento de la campaña fina la importancia de ser lo más eficiente posible en el uso de los insumos, para lo cual el manejo técnico es clave y tenemos herramientas a la mano para hacerlo.

«La fertilización es una práctica con mucho peso dentro del paquete tecnológico aplicado a los cultivos. El análisis de suelo es la base de un buen manejo de fertilización, y a la vez una herramienta de bajo costo que puede marcar una diferencia en el uso de los fertilizantes.

Bajo este marco, es una campaña donde se puede dar un mayor acercamiento a tecnologías de procesos y tecnologías 4.0.

Entradas relacionadas