Ganadería 

Exportar con cepo: el novillo argentino el más afectado en el precio

Según lo indica el último informe del mercado ganadero rosarino Rosgan, y en base a cifras oficiales, las exportaciones de carnes bovinas sumaron en agosto 65 mil toneladas peso carcasa, sorprendiendo con un incremento del 25% respecto del último mes, pero una caída del 17% en relación con lo exportado en agosto de 2020.

Recuerda el documento que, por aplicación del Decreto 408/21, el cupo asignado por planta exportadora equivale a alrededor de 45 mil toneladas peso carcasa mensuales. A esto se suman las exportaciones a Israel y embarques bajo cuotas arancelarias algo que, en los últimos dos meses, se encontraba estabilizado en torno a las 51 mil toneladas mensuales. Toda esta situación genera que el novillo argentino sea el más afectado en precios.

Sin embargo, pese a la vigencia del cepo a la exportación, las ventas con destino a Israel, así como aquellas alcanzadas por contingentes arancelarios exceptuados del cupo, sumado a cierta aplicación de permisos solicitados con anterioridad, permitieron superar ampliamente la performance que se venía registrando.

En el caso de Israel, los embarques mensuales aumentaron un 51% sumando casi 4.800 toneladas equivalentes mientras que Estados Unidos, registro un aumento del 20%, sumando otras 3.300 toneladas de carne deshuesada.

Por su parte Europa, que en julio había mostrado una demanda muy sostenida, en agosto volvió a retraerse perdiendo cerca de un 25% de lo conseguido el mes previo (4.127 vs 5.483 toneladas peso carcasa). No obstante, esta caída estuvo parcialmente compensada por un 26,4% de incremento en las ventas a Chile que sumaron durante agosto unas 5.039 toneladas de carne fresca, deshuesada.

El cepo, muy negativo

Mas allá de los números, de cuánto limita el cepo en términos de volumen y cuánto se podría estar exportando hoy sin estas restricciones, claro está que una distribución del mercado por cuota atenta fuertemente contra la competitividad no solo externa sino interna.

En este sentido, si bien la pérdida de valor se evidenció rápidamente en todas las categorías con destino a exportación, desde entonces la vaca ha
logrado recuperar al menos parcialmente dicha caída. Sin embargo, el novillo sigue la categoría más afectada.

Comparativamente con nuestros vecinos exportadores, el valor del novillo argentino se ubica entre los más bajos de la región. Actualmente, a pesar de la importante baja que exhibe Brasil, producto de la disrupción de los envíos a China y las complicaciones de logística marítima en general, el novillo argentino ofrece la menor cotización del Mercosur.

novillo argentino
Según las cifras oficiales, las exportaciones de carnes bovinas sumaron en agosto 65 mil toneladas peso carcasa, sorprendiendo con un incremento del 25% respecto del último mes.

Con valores en torno a los USD 3,75 por kilo en gancho, la Argentina se ubica más de un 15% por debajo de los UDS 4,30 a USD 4,50 de Uruguay.

El mercado interno

Desde el plano interno, si comparamos este mismo efecto sobre el valor del novillo en pie, vemos que en la plaza local también termina perdiendo un 5% en dólares. Esto ocurre al pasar de valer USD 1,80 el kilo vivo -previo a la implementación del cepo- a menos de USD 1,70 actuales, tras haber tocado su piso a inicios de julio.

En suma, estos números brindados por el Rosgan, no hacen más que confirmar que la pérdida de valor generada por las restricciones a la exportación de carne vacuna afecta, de manera generalizada, a ambos canales de distribución, sin discriminar el consumo de la exportación.

Entradas relacionadas