Maquinaria 

Nueva opción en pulverizadoras autopropulsadas

Kuhn lanzó en Argentina la pulverizadora autopropulsada Fighter 3000, equipada con tanque de acero inoxidable de 3.000 litros. El equipo llegó a través de la firma Luis Ángel Lancioni, representante oficial de Kuhn en el mercado nacional.

“Es una máquina mediana, con tanque de acero inoxidable de serie, lo que es algo totalmente nuevo”, indica Mariano Lancioni, directivo del concesionario.

“El botalón es de acero, de 30 metros de ancho. La pulverizadora trabaja con piloto automático y corte automático”, agrega.

Diferencial

“También opera con transmisión hidrostática 4×4 inteligente. Va consumiendo potencia del motor a medida que es necesario y no hace falta que esté acelerado siempre a máximas revoluciones como es usual en las máquinas hidrostáticas”, subraya Lancioni.

“De esta forma, el consumo de combustible por hectárea baja mucho y es igual o, incluso, un poco menor que en una máquina mecánica”, añade.

Equipamiento

La Fighter 3000 trabaja con motor Cummins de 198 CV y tanque de combustible de 200 litros. Opera con trocha variable entre 2,60 y 3,20 metros y despeje de 1,60 metro.

La cabina cuenta con aislamiento acústico y fácil acceso con una escalera de accionamiento hidráulico.

La columna de dirección es ajustable y el asiento dispone de amortiguación de aire y varias posibilidades de ajuste.

Más para leer